Textear y conducir es peligroso, aunque no tanto como textear sobre el capó de un coche a más de 80 kilómetros por hora. Ahí quedó eso.